Una mujer se enfrenta a 30 años de cárcel por grabar a su hija chupando un bajalenguas en una clínica