Un padre evita que a su hijo le marquen un gol... ¡Empujándolo!