Un perro posa como una estatua junto a su dueño en un centro comercial de Brasil