Con 11 años pasa de pedir comida a triunfar en la pintura