El mejor amigo de este bebé es un gato: le salva de caer rodando por unas escaleras