El reto de la silla: imposible para ellos, fácil para ellas