El selfie noruego que los turistas tardan entre 10 y 12 horas en hacer