Una surrealista persecución policial acaba en una playa en California