La surrealista carrera de sillas de oficina en Japón por 90 kilos de arroz