Para bien o para mal, esta versión del ‘Sweet Child O’Mine’ no te dejará indiferente