Cuando una riada de mocos no te roba la sonrisa