El mejor copiloto, un perro: este pastor alemán surca los cielos de Florida sin temor alguno