Practican yoga en una azotea de Sao Paulo para huir del estrés de la favela