Natalia Taylor hace creer a sus seguidores que está en Bali desde una tienda de muebles