El voto gay, cada vez más de izquierda y menos socialista