Los zapatos planos hacen a la mujer caminar como un reno, según Manolo Blahnik