El lado más aterrador de Santiago de Chile: cientos de zombies salen a sus calles