El huracán une a presos y funcionarios