Anna, a Reverte: “Evita la fuga pero no les dejes morir”