Eurovegas, según los compadres sevillanos