Álvaro de Marichalar: "No hay que exagerar"