Pepe, la frustración de María Patiño