Chelo y la dureza de su programa