Efren, ¿un juguete roto de la tv?