Kiko, en su mejor momento