El resentimiento de sus "niños"