Una vida llena de 'bolos'