Amador, de hombre florero a novio cajero