Berta le pide un préstamo a la Iglesia: “¡Que le vendan el Vaticano a los chinos!”