Enrique, sobornado por el alcalde