Fermín y Vicente van a terapia de pareja, pero su relación no la entiende ni el psicólogo