¡Movida, movida! Bruno y Héctor, a puñetazo limpio