Toñin y la pitón, a salvo