Vicente tiene el síndrome de Diógenes desde que Fermín se fue de casa