Yoli y Teodoro se montan un picadero en el trastero… y Amador casi les pilla en faena