Fermín Trujillo: tengamos respeto al rey del espeto