Coque reconoce que los vecinos no se han portado muy bien con él