Fermín destroza la caravana por las estrechas calles de Cuenca