¡Olé tus huevos, Espartaco! Nos partimos con nuestra académica de la lengua