Jorge Javier, el hombre que todo lo sabe