La instalación del gas, ¿cero molestias?