Amador quiere el cromo de Iniesta