El velatorio se convierte en una verbena