Amador, un tiburón sin escrúpulos