El estilista, casi se queda sin el otro ojo