Lola y Sergio, vigilados