Comienza el espéctaculo: la rifa de Amador