Fermín hace su pequeña aportación a la 'eco-finca': una cabra