Segunda prueba: dar de comer un potito