Los ancianos del asilo, encantados con el negocio de los cuquis